sin gluten

Gluten, ¿si o no?, por Andrea Cañas

Hoy vamos a hablar de por qué hay una corriente que sostiene que ninguno de nosotros, seamos o no intolerantes, deberíamos ingerir alimentos sin gluten.

¿Qué es el gluten?

Esta es la explicación científica: Es una glicoproteína, que entre otras funciones actúa como elemento aglutinante. Digamos que es el cemento que une los diversos ingredientes en panadería y pastelería, además de dar elasticidad a las masas. Por eso es tan apreciado por los fabricantes de bollería y productos derivados.

Pero no solo eso, el gluten es inflamatorio, es decir causa irritación en el intestino y en el cuerpo. Esta inflamación puede hacernos más propensos a alergias estacionales. Como por ejemplo: acné, trastornos de la piel como rojeces o excavaciones, cambios de humor, aumento de peso… Y ya si leemos el libro del famoso neurólogo David Perlmutter “Cerebro de Pan” pues podemos temer a los lamentables estragos que hará esta sustancia en nuestro cerebro.

Los carbohidratos son los que en su gran mayoría contienen gluten. Hay algunos que no, como la espelta o la quinoa. Pero es cierto que debido a la poca calidad de la comida que encontramos en el súper, hoy en día la mayoría de los alimentos que compramos son susceptibles de contener gluten.

Debemos tener cuidado con lo de sin o con gluten. Pues no siempre los productos libres  son los mejores o más sanos. Un producto sin gluten no es un producto sin grasas, grasas saturadas, colorantes…

En muchas ocasiones es mejor tomar productos integrales. Por eso yo los recomiendo tanto, antes que productos libres de gluten que si que han sido refinados. Ya que la inflamación que nos ahorramos por no ingerirlo la tenemos por tomar el producto refinado.

Recomendaciones para comer sin gluten:

Por ello mi recomendación es no volverse locos y no comprar productos sin gluten creyendo que van a ser mas sanos. Muchas veces están colocados en la sección de dietética y podemos creer que engordan menos o son más sanos que otros.

Lo mejor es tomar los alimentos lo menos alterados posibles. Es decir, si tomamos algo con harina que la harina no esté refinada, sino que sea integral. O si tomamos algo con azúcar que este también sea azúcar sin refinar como azúcar moreno o Stevia en el peor de los casos. Consumiendo más productos frescos, frutas, verduras, carne y pescado sin elaborar, seguro que podemos comer mejor y mas fresco. Aunque nos lleve más tiempo prepararlo, basta con planificar bien la semana.

Aquí van algunos alimentos libres de gluten:

– Cereales: mijo y quinoa o la espelta.

– Frutas, las verduras, el huevo, los frutos secos, la leche entera, algunas leches vegetales y sus derivados, carnes, pescados, aceites y mantecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *