sabor

Sabor en tus platos sin añadir calorías

En la mayoría de los casos, cuando analizo los hábitos nutricionales de las personas que acuden a mi en busca de ayuda, veo que se recurre mucho a salsas y aliños para dar sabor. Que convierten un plato ideal y sano en uno que no lo es tanto.

Vamos con unos trucos para no recurrir a la mostaza radioactiva, mahonesa, ketchup, tomate frito, etcétera. Os proponemos unas recetas y opciones mucho más sanas que no aportan calorías ni grasas extra a nuestros platos.

Sustitutivos que dan sabor a tus platos:

Tomate frito casero:

En el caso del tomate frito podemos encontrar sustitutivos perfectos. ¿El mejor? El casero, hacerlo en casa no cuesta tanto. Te dejamos la receta a continuación:

Tomate natural triturado (2 latas)

Cebolla (1)

Tomillo y oregano secos

Aceite de oliva virgen extra y sal

En primer lugar sofreímos en una sartén con una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra la cebolla cortada en dados. Cuando esté brillante, añadimos las dos latas de tomate, una cucharada de tomillo y otra de orégano. Pasados 15 minutos añadimos sal al gusto.

Dejamos hervir a fuego bajo durante otros 30/40 minutos y listo, tendremos tomate casero para unos cuantos días.

Mostaza amarilla:

La mostaza amarilla puede ser sustituida por mostaza pura de Dijon. Si no te gusta el picor de esta, hay una marca que tiene una composición bastante buena, Guldens. Casi no tiene azúcar, que es lo más importante en este tipo de salsas.

Para los demás platos a los que queramos añadir sabor o algo de “alegría” podeos recurrir a especias como el curry rojo o amarillo, hierbas provenzales, tomillo, orégano, albahaca, pimentón, ajo molido, nuez moscada, canela (riquísima con las verduras asadas). O usar un fondo de pesto que he descubierto hace poco y que me tiene como loca para los guisos de pescado y marisco.

PESTO SANO (adaptación de Jamie Oliver)

El pesto es muy conocido por ser hipercalórico. Lleno de aceite y que repite por su contenido en ajo. Este casi no repite y tiene poquito aceite. Os dejo la receta. Se puede congelar e ir usando como fondo de recetas para añadir sabor sin aportar grasa.

Albahaca Organizados (1 ramillete)

Piñones (50 gr)

Almendras (50 gr)

Ralladura y zumo de un limón

Aceite de oliva virgen extra Organizados (60 gr)

Diente de ajo (1)

Mezclamos todos los ingredientes en el vaso de la batidora hasta que queden integrados. Podemos hacer paquetitos con papel film transparente y congelarlo. El limón hará que la albahaca no pierda su bonito color característico.

Así que recordar, hay vida más allá del tomate frito y la mahonesa y es una vida sana, equilibrada y llena de sabores!!

2 comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *